¿Qué hacer si hay ocupas en mi casa?

6 de Septiembre de 2021 Jorge

¿Qué hacer si hay okupas en mi casa? 

 

Una de las problemáticas de tener un piso en alquiler, o una casa en venta vacía y publicarla en portales inmobiliarios es que la localicen y entren okupas. También puede ocurrir mientras hacemos una escapada de fin de semana o cuando nos vamos de vacaciones.

Ante esta desagradable situación, la OCU ofrece tres alternativas, avisar a la Policía, denunciar a los okupas por allanamiento de morada, y, por último, recurrir a la vía civil. 

También puede ocurrir que se permita la estancia en la casa, o piso a un familiar o allegado que, llegado el momento de abandonarla, decide que no quiere marcharse. Para este caso tan peculiar se aplicará el desahucio por precario. 

 

 

 

Una vez transcurridas 48 horas desde la ocupación ilegal, se recomienda acudir a un abogado. La vía penal es la más rápida para echar a los okupas si la casa ocupada se trata de la vivienda habitual y se realiza la denuncia inmediatamente.


¿Cómo puedo sacar a okupas?


Acudiendo al juzgado de guardia para solicitar el lanzamiento de los okupas. Para ello se comprobará que la vivienda es un hogar y no una propiedad vacía. Con validez para segunda residencia, independientemente del tiempo que haya estado habitada.  

 


¿Qué hacer si entra un okupa en tu casa? 

 
La persona que vea su casa ocupada deberá iniciar una denuncia en el juzgado reclamando la recuperación de su vivienda, a través de la demanda de desahucio o del interdicto para recuperar la posesión. 

Generalmente el okupa se mete en viviendas o locales de los que no le puedan sacar rápido, luego rara vez la ocupación se realiza en la vivienda habitual. Por lo que los okupas se centran en locales comerciales en venta o alquiler, pisos vacíos, fincas rústicas alejadas de la ciudad, o casas en el campo que son segunda residencia.

Los okupas se aprovechan de cualquier laguna legal para asegurarse una estancia alargada en el tiempo en una vivienda o local que no es de su propiedad. Para ello, planean una entrada de manera que no pueda ser clasificada por la ley como “a la fuerza”.

Ante nuestra segunda residencia, o esa casa en venta vacía, o cualquiera de los casos antes mencionados, podemos pedir a alguna persona de confianza que visite y mantenga limpio y recogido el exterior del inmueble, y que suba las persianas de vez en cuando, y así evitaremos sospechas.

En el caso de pillar a los ocupas “in fraganti” lo mejor que podemos hacer es avisar a la policía ya que puede actuar sin necesidad de orden judicial si se considera flagrante delito. 

Si los ocupas ya están dentro y llevan poco tiempo podemos acudir a los juzgados, interponiendo una denuncia por usurpación o allanamiento. Dependiendo de las circunstancias, el juez puede iniciar un procedimiento con el desalojo rápido pero no siempre se da esta situación, porque a veces los okupas pueden demostrar que llevaban meses en el inmueble, o que el propietario lo había permitido. En estos casos el proceso será lento salvo que haya perjuicia demostrable para los vecinos por esta ocupación.

En el caso en que el proceso penal no avance se puede recurrir, con ayuda de un abogado, a la demanda por la vía civil contra los ocupantes del inmueble. 

  

¿Quién puede ocupar mi casa? 

 

La ley no actua de igual manera con un okupa, que con un familiar que no quiere abandonar la casa o un inquilino que no paga el alquiler. No es recomendable tomar represalias contra cualquiera de ellos, como puede ser cortar la luz, enfrentamientos o amenazas.

Lo mejor es no dirigirse directamente a ellos y evitar que los okupas puedan demandar al propietario por coacción, ya que puede alargar el proceso.  


 


¿Cómo puedo evitar que entren ocupas en mi casa?


Hay muchas medidas de seguridad y protección contra okupas, cerraduras anti okupas, medidas antibumping, puertas blindadas, escudos disec, ciberseguridad mediante alarmas conectadas con central de alarmas y policía.